ARTÍCULOS DESTINADOS AL MONOGRÁFICO

Emprendimiento peruano en el marco del desarrollo sostenible

Peruvian entrepreneurship in the framework of sustainable development


Icono

Descripción generada automáticamente Mariby C. Boscán-Carroz  boscan_mariby@fces.luz.edu.ve

https://orcid.org/0000-0002-4974-812X

Docente e investigadora de la Universidad del Zulia,Venezuela

Icono

Descripción generada automáticamente Rosana A. Meleán-Romero rameleanro@ucvvirtual.edu.pe

https://orcid.org/0000-0001-8779-738X

Docente e investigadora de la Universidad César Vallejo, Perú

Icono

Descripción generada automáticamente Kerwin José Chávez-Vera kchavezv@usil.edu.pe

https://orcid.org/0000-0003-2842-2099

Docente e investigador de la Universidad San Ignacio de Loyola, Perú

Icono

Descripción generada automáticamente África Calanchez-Urribarri acalanchez@usil.edu.pe

https://orcid.org/0000-0002-9246-9927

Docente e investigadora de la Universidad San Ignacio de Loyola, Perú

 

Emprendimiento peruano en el marco del desarrollo sostenible

RETOS. Revista de Ciencias de la Administración y Economía, vol. 13, núm. 26, pp. 223-236, 2023

Universidad Politécnica Salesiana

 

2023.Universidad Politécnica Salesiana

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Recibido: 15/06/23

Revisado: 08/07/23

Aprobado: 04/08/23

Publicado: 01/10/23

DOI: https://doi.org/10.17163/ret.n26.2023.03


 

Resumen: en el contexto peruano, el emprendimiento se ha consolidado como un factor determinante para impulsar el progreso social y económico del país. Además, desempeña un papel activo en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos por las Naciones Unidas. El objetivo central del estudio fue establecer la relación entre el emprendimiento peruano y el desarrollo sostenible. Se utilizó un enfoque cuantitativo, no experimental, correlacional y transversal. La población de estudio se estableció utilizando datos del informe técnico Demografía Empresarial del Perú, según este informe, se registraron y establecieron 2054 emprendimientos en el año 2021, con un ciclo de vida de dos años en el momento del estudio. Para la muestra se seleccionaron intencionalmente 746 emprendimientos. Se utilizó un cuestionario compuesto por 40 ítems con opciones de respuesta tipo Likert, fue validado por cinco expertos y se estableció su confiabilidad a través de la medida Alfa de Cronbach, obteniendo un coeficiente muy confiable de 0.93. Los datos resultantes fueron analizados utilizando el programa estadístico SPSS versión 25. Los resultados revelaron una correlación positiva moderada entre el emprendimiento en Perú y el desarrollo sostenible. En conclusión, el emprendimiento en Perú está relacionado de manera significativa con el desarrollo sostenible, especialmente en términos de contribución a los ODS y la promoción de la innovación y adaptabilidad. Sin embargo, se requiere una mayor atención a la participación comunitaria para fortalecer la relación entre el emprendimiento y la comunidad en general.

Palabras clave: emprendimiento, desarrollo sostenible, Objetivos de Desarrollo Sostenible, participación comunitaria, comunidad.

Abstract: in the Peruvian context, entrepreneurship has become a determining factor in driving the country’s social and economic progress. In addition, it plays an active role in the achievement of the Sustainable Development Goals proposed by the United Nations. The main objective of the study was to establish the relationship between Peruvian entrepreneurship and sustainable development. A quantitative, non-experimental, correlational and cross-sectional approach was used the study population was established using data from the technical report Entrepreneurial Demographics of Peru, according to this report, 2,054 ventures were registered and established in the year 2021, with a life cycle of two years at the time of the study. For the sample, 746 ventures were purposively selected. A questionnaire composed of 40 items with Likert-type response options was used, was validated by five experts and its reliability was established through the Cronbach’s Alpha measure, obtaining a very reliable coefficient of 0.93. The resulting data were analyzed using the SPSS version 25 statistical software. The results revealed a moderate positive correlation between entrepreneurship in Peru and sustainable development. In conclusion, entrepreneurship in Peru is significantly related to sustainable development, especially in terms of contributing to the SDGs and promoting innovation and adaptability. However, greater attention to community engagement is required to strengthen the relationship between entrepreneurship and the broader community.

Keywords: entrepreneurship, sustainable development, Sustainable Development Goals, community participation, community.

Cómo citar: Boscán-Carroz, M. C., Meleán-Romero, R. A., Chávez-Vera, K. J. y Calanchez-Urribarri, Á. (2023). Emprendimiento peruano en el marco del desarrollo sostenible. Retos Revista de Ciencias de la Administración y Economía, 13(26), 223-236. https://doi.org/10.17163/ret.n26.2023.03

 

Introducción

El emprendimiento en el Perú ha sido un importante motor para lograr no solo el desarrollo económico, sino además social del país, pero también tiene el potencial de jugar un papel fundamental con miras a materializar las metas del desarrollo sostenible establecidas por las Naciones Unidas. En una sociedad consciente de la necesidad de abordar los desafíos ambientales y sociales, el emprendimiento sostenible está demostrando ser una respuesta prometedora para fomentar un crecimiento equitativo y responsable (Calanchez et al., 2022; Huamán et al., 2022).

En los últimos años, el ecosistema emprendedor peruano ha experimentado un crecimiento notable, convirtiéndose en un factor clave para impulsar el desarrollo del país. Sin embargo, en un mundo donde la sostenibilidad y la responsabilidad ambiental son cada vez más importantes, es fundamental analizar el papel del emprendimiento peruano dentro del contexto de la sustentabilidad. Este artículo científico se centra en explorar y analizar el emprendimiento peruano en relación con los principios y objetivos del desarrollo sostenible (Martínez, 2023).

En ese sentido, el desarrollo desde la sostenibilidad, definido como el equilibrio entre el aumento de los elementos económicos, una mayor inclusión social y las acciones que garanticen que se proteja el medio ambiente (figura 1), se ha trasformado en una prioridad global. Los ODS proporcionan una hoja de ruta para abordar los grandes retos del mundo actual, como la a situación de pobreza, la disparidad económica, el fenómeno del desajuste climático y la crisis ambiental (Fernández y Gutiérrez, 2013; Aguado, 2023).

Figura 1

Elementos interventores en el equilibrio sostenible

Nota. La figura muestra los elementos interventores en el equilibrio sostenible donde emergen los términos de sostenibilidad, lo equitativo, lo soportable y lo viable. Estos serán materia de análisis. Basado en Aguado (2023).

En este orden de ideas, en el contexto peruano, el emprendimiento sostenible ofrece una oportunidad única para impulsar un crecimiento económico inclusivo y al mismo tiempo abordar los desafíos ambientales y sociales. Al integrar prácticas sostenibles en sus modelos de negocio, los emprendedores peruanos pueden generar un impacto positivo tanto en la economía local como en el medio ambiente. Con base en lo señalado esta investigación tiene como propósito principal establecer la relación entre el emprendimiento peruano y el desarrollo sostenible. Al estudiar esta interacción se puede comprender el fenómeno y propiciar acciones para su efectividad.

Dentro de este marco, en este artículo se desarrollan ítems importantes como el emprendimiento y sostenibilidad partiendo desde una perspectiva económica, social y ambiental la cual ofrece un marco integral y equilibrado. Igualmente se considera al emprendimiento desde una fundamentación en las habilidades de reconocer oportunidades, esto en el ítem hacia el emprendimiento social, enfocándose en una gran diferencia entre lo tradicional y lo social.

Emprendimiento y sostenibilidad

Conviene destacar que, el desarrollo sostenible se ha considerado un aspecto relevante en la agenda mundial, con lo que se pretende promover ya que busca conciliar el crecimiento económico sin obviar el aspecto ambiental y el bienestar social. Este enfoque holístico reconoce la interdependencia de los componentes económicos, ambientales y sociales del desarrollo y busca promover un equilibrio armonioso entre ellos (Montero, 2021). En primer lugar, el punto de partida de la sostenibilidad es cubrir las carencias o necesidades que se presentan en la actualidad, sin que ello implique un posible riesgo para preservar que las generaciones futuras satisfagan las propias. Este principio, presentado por la Comisión de Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas en su informe “Nuestro Futuro Común” (1987), muestra la importancia de las decisiones y acciones a largo plazo que promuevan la igualdad intergeneracional.

Desde una perspectiva económica, la sostenibilidad reconoce que el crecimiento económico debe acompañarse con la gestión eficiente de los activos naturales y la promoción de prácticas empresariales responsables. Esto requiere la adopción de modelos de negocio que minimicen los impactos ambientales negativos y fomenten la innovación en productos y servicios sostenibles. Al mismo tiempo, además del reconocimiento de lo relevante de la igualdad y la inclusión económica, que asegura que se distribuyan de manera justa los beneficios del crecimiento económico (Zenck, 2018; Cuenca, 2020).

En consecuencia, desde una perspectiva ambiental, el propósito de la sostenibilidad es salvar y preservar los ecosistemas naturales, así como mitigar las consecuencias negativas de las acciones humanas sobre el entorno, esto implica la implementación de prácticas de producción y consumo sostenibles, minimizar la liberación de gases que contribuyen al fenómeno invernadero, proteger de la diversidad biológica y gestionar de manera sostenible los recursos (Hernández-Huerta, 2018; Lozano et al., 2022). Simultáneamente, se busca propiciar la resiliencia frente al impacto del cambio climático y fortalecer la resiliencia de los sistemas naturales. En cuanto al ámbito social, la sostenibilidad se enfoca en promover equilibrio y justicia social, así como, el bienestar de todos. Esto implica abordar la pobreza, la desigualdad, la exclusión y garantizar el acceso equitativo a servicios básicos y fundamentales para la sociedad. Además, se reconoce la importancia de fortalecer la participación ciudadana, promover la equidad de género y respetar las libertades en todas las dimensiones del desarrollo (Rendon et al., 2018; Bonifaz et al., 2021).

Se puede argumentar que el desarrollo sostenible ofrece un marco integral y equilibrado para resolver los desafíos globales actuales. Combinando aspectos económicos, ambientales y sociales, este enfoque tiene como objetivo promover cambios positivos y sostenibles en la sociedad. La ejecución efectiva de los principios y prácticas del desarrollo sostenible requiere la cooperación activa de los entes del Estado, las organizaciones empresariales, las agrupaciones sociales y los ciudadanos para asegurar la sustentabilidad para las generaciones presentes y futuras. El emprendimiento, con su enfoque innovador y orientado hacia el cambio, ofrece una plataforma única para abordar los desafíos ambientales y sociales. Los emprendedores poseen la habilidad de reconocer oportunidades y generar propuestas innovadoras para abordar las demandas del mercado, al mismo tiempo que valoran los efectos ambientales y sociales que derivan de sus acciones (Alguacil y Román, 2020; Batista et al., 2023).

Visto de esta forma, un emprendimiento sostenible se caracteriza por su compromiso con un enfoque integral con base en lo ambiental, sin menoscabo de lo económico y de lo social. Estas empresas no solo buscan generar ganancias, sino también contribuyen al bienestar de las personas y al cuidado del planeta. Adoptan prácticas empresariales responsables, incentivan utilizar los recursos de manera eficiente y minimizando los desperdicios, se preocupan por la inclusión social y buscan soluciones innovadoras para abordar los desafíos del desarrollo sostenible (León et al., 2022).

Hacia el emprendimiento social

Es conveniente acotar que, el emprendimiento se fundamenta en la habilidad de reconocer oportunidades, desarrollar ideas innovadoras y convertirlas en oportunidades económicas. El espíritu emprendedor tiene el poder de transformar la economía a través de la creación de nuevos negocios y la introducción de innovación tanto en nuevas como en existentes organizaciones (Fernández-Bedoya, 2023). Implica la búsqueda continua de oportunidades, así como, crear valor mediante la inventiva y la capacidad de adelantarse a los cambios y movilizar los recursos necesarios. En resumen, el emprendimiento se define como la capacidad de identificar oportunidades, generar ideas innovadoras y utilizarlas para crear valor económico y social, promoviendo así el progreso y el desarrollo en diversos campos (Al Hussaini, 2019, Mellado, 2023).

En este sentido, a diferencia del emprendimiento tradicional, donde la generación de ganancias es la prioridad, el emprendimiento social incorpora dimensiones sociales y ambientales en la búsqueda de soluciones innovadoras y sostenibles. Los emprendedores sociales identifican y resuelven problemas sociales mediante la implementación de modelos de negocio que impactan positivamente en las comunidades y contribuyen a su bienestar (Condes, 2023). El emprendimiento social implica una combinación única de componentes empresariales y sociales. Al buscar enfoques innovadores para abordar desafíos como la pobreza, la falta accesibilidad a la educación, la desigualdad de género, la degradación ambiental y otros problemas sociales apremiantes, estos emprendedores buscan generar ingresos y estamos tratando de equilibrar la creación de valor social (Ruiz-Ruano y Puga, 2016; Odera, 2022).

Sucede pues, que el emprendimiento social surge cuando los emprendedores, además de perseguir el beneficio económico, también trabajan para resolver problemas sociales y ambientales. Estos emprendedores tienen una visión más amplia y se esfuerzan por lograr impactar de manera positiva en la comunidad en la que se desarrollan, a través de sus actividades comerciales. Además, el emprendimiento social se basa en la cooperación y participación de varias partes interesadas, como las comunidades locales, los entes gubernamentales, la sociedad civil y las corporaciones del sector empresarial privado. Estos actores se unen en alianzas estratégicas para abordar de manera integral los problemas sociales y generar mayor impacto (Sánchez, 2018; Méndez-Picazo et al., 2021).

Del mismo modo, este tipo de emprendimiento busca no solo encontrar soluciones a corto plazo, sino también generar un cambio sistémico a largo plazo. Esto significa implementar modelos comerciales sostenibles, promover la inclusión y la equidad, y crear impactos positivos que se extiendan más allá de la dimensión económica a la sociedad en general (Barrutia y Echebarria, 2010; Martínez, 2020). El espíritu empresarial tradicional se centra en lograr ganancias financieras. Sin embargo, con la creciente concientización no solo de problemas de índole social, sino además del ambiente que surgen de las actividades corporativas, se ha enfatizado la necesidad de crear valor social además de valor económico (Campo-Ternera, 2019). El emprendimiento sostenible va un paso más allá, integrando la creación de valor económico, social y ecológico en un enfoque holístico. Esto significa constituir, gestionar y hacer crecer empresas enfocadas en el triple beneficio económico, social y medioambiental, en otras palabras, innovar de manera sostenible.

Por lo cual, la innovación sostenible es un proceso que permite crear y aplicar ideas, procesos, productos y servicios que no solo generan beneficios económicos, sino que también aportan beneficios a la sociedad y al medio ambiente. Este término refiere la manera en la que evoluciona la innovación hasta formar parte de un enfoque sostenible, en el que se busca la satisfacción de necesidades actuales sin que esto requiera el compromiso de los recursos para afrontar las exigencias futuras de la sociedad (Infante, 2019; Alonso, 2022). Cabe resaltar que este enfoque está en línea con las actuales metas sostenibles globales y responde a la creciente demanda de prácticas comerciales que contribuyan positivamente a la sociedad y el medioambiente (Fuertes et al., 2018). La innovación sostenible ejerce una influencia fundamental en este proceso, al ayudar a los emprendedores a identificar nuevas oportunidades de negocio rentables y favorables para la sociedad y el entorno. La innovación sostenible proporciona una ventaja competitiva, aumenta la resiliencia empresarial y contribuye al logro de los ODS de las Naciones Unidas.

Por consiguiente, el emprendimiento sostenible puede tener impactos positivos en múltiples niveles. En primer lugar, puede generar empleo y oportunidades económicas en comunidades locales, especialmente en áreas desfavorecidas. Al impulsar la creación de empresas socialmente responsables, se pueden fortalecer las economías locales y reducir la pobreza (García et al., 2020). Además, fomenta la innovación y la adopción de prácticas empresariales responsables. Los emprendedores están constantemente buscando soluciones más eficientes y sostenibles en términos de recursos, lo que puede conducir a mejoras en la gestión de residuos, la eficiencia energética, la conservación de agua y la reducción de emisiones (Silva et al., 2022; Lozano et al., 2022).

También puede tener un impacto significativo en la sociedad, ya que al abordar problemas sociales apremiantes. Los emprendedores pueden enfocarse en el ámbito educativo y de salud, la igualdad de género, el acceso a energía limpia y el desarrollo comunitario (Sánchez-Álvarez et al., 2022). Al desarrollar modelos de negocio inclusivos y soluciones asequibles, pueden elevar el bienestar de los ciudadanos y coadyuvar al avance en la materialización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Cuenca, 2020; Rivera Martínez et al., 2022). Es importante destacar que la relación entre el emprendimiento y el desarrollo sostenible requiere un enfoque colaborativo y la participación de múltiples actores. Por lo tanto, los poderes del Estado, las organizaciones empresariales y las instituciones académicas deben trabajar juntos para crear un entorno propicio para el emprendimiento sostenible, facilitando el acceso a financiamiento, promoviendo políticas favorables y fomentando la conciencia y la educación sobre la importancia del desarrollo sostenible.

Resulta claro que, una dimensión relevante relacionada con el emprendimiento es la sostenibilidad económica, entendida como la capacidad de una empresa para la generación de ingresos suficientes para respaldar sus costos, reinvertir en crecimiento y proporcionar rendimientos razonables a los inversores cuando sea necesario. Pero en el contexto del espíritu empresarial sostenible, la sostenibilidad económica tiene un significado más amplio (Guevara et al., 2023). No se trata solo de obtener ganancias, también se trata de cómo se obtienen. Las empresas deben considerar cómo sus operaciones y prácticas comerciales inciden en la sociedad y el medio ambiente y esforzarse por reducir los efectos negativos y propagar los impactos positivos. Esto incluye, por ejemplo, elegir proveedores de comercio justo, invertir en energía renovable e implementar prácticas laborales justas.

En relación con la idea anterior sobre el emprendimiento sostenible, los aspectos conexos al impacto social y ambiental son tan importantes como la sostenibilidad económica. Estos aspectos se relacionan con la forma en que una empresa impacta en la sociedad y el medio ambiente a través de sus operaciones y actividades. La dimensión social hace referencia a la contribución social de la empresa. Según Mair y Marti (2006), esto incluye el desarrollo de nuevas plazas de empleo y mejorar las condiciones de los ya creados, la contribución a las comunidades locales y el apoyo a las comunidades desfavorecidas. Esto también puede incluir la implementación de prácticas comerciales éticas, desarrollo de entornos diversos e inclusivos, y el abordaje de problemas sociales mediante la innovación de modelos comerciales incluyendo productos y/o servicios.

En relación con el aspecto ambiental del emprendimiento se refiere a la conexión y colaboración entre una empresa y su entorno. Según Cohen y Winn (2007), esto incluye reducir la huella ambiental de una empresa, al promover prácticas sostenibles en el aprovechamiento de los bienes naturales y la riqueza de especies. Esto también puede incluir la implementación de prácticas comerciales que respalden una economía circular que minimice los desechos y reutilice o recicle los recursos (Álvarez-Aros, 2017; Gómez, 2022). Por consiguiente, en el espíritu empresarial sostenible, estos aspectos se ven como escenarios adecuados para innovar y crear valor en lugar de limitaciones y costos adicionales. Los emprendedores sostenibles buscan formas de crear valor económico mientras tienen un impacto positivo en la sociedad y minimizan el impacto ambiental. Este enfoque holístico brinda a las organizaciones una ventaja competitiva y contribuye a su resiliencia a largo plazo.

Materiales y método

Cabe resaltar que este artículo comunica los hallazgos de un estudio que tuvo como objetivo establecer la relación entre el emprendimiento en Perú y el desarrollo sostenible. El enfoque metodológico utilizado fue cuantitativo y siguió las etapas de una investigación de carácter no experimental, de enfoque correlacional y con diseño transversal, como se describe en Hernández-Sampieri y Mendoza (2018). La población de estudio se estableció utilizando datos del informe técnico “Demografía Empresarial del Perú” (INEI, 2021), elaborado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática. Según este informe, se registraron y establecieron 2054 emprendimientos en 2021, lo que implica que tenían un ciclo de vida de dos años en el momento del estudio. Para la muestra, se utilizó un enfoque intencional y se seleccionaron 746 emprendimientos, este tamaño de muestra garantiza un 95 % de seguridad en los resultados y un error máximo del 3 % (Monje, 2011).

De allí que para recopilar los datos se utilizó una encuesta, en la cual se aplicó un cuestionario compuesto por 40 ítems con opciones de respuesta tipo Likert. El cuestionario pasó por un proceso de validación llevado a cabo por cinco expertos. Además, se estableció su confiabilidad a través de la medida Alfa de Cronbach, la cual resultó en un coeficiente muy confiable de 0.93. El análisis de los datos recopilados se desarrolló mediante el programa estadístico SPSS versión 25, y se utilizaron gráficos y tablas para comparar los resultados y obtener conclusiones. Con base en la revisión literaria se procedió a elaborar la operacionalización de las variables (emprendimiento y desarrollo sostenible), la cual se muestra en la tabla 1.

Tabla 1

Operacionalización de las variables